Parte 1. Volviendo a lo básico: Inspecciones – Perspectiva de los Estados Unidos

| DRC

En esta serie de tres partes veremos la importancia de los servicios de inspección a destino con entrevistas con personas invitadas: Tom Oliveri,, Director de Prácticas Comerciales y Servicios para Productos Básicos en Western Growers, Jim Gordon, Gerente de Operaciones en Ippolito Produce, así como Fred Webber, Presidente y CEO de la DRC.

La primera parte de la serie se centra en una perspectiva de los Estados Unidos con Tom Oliveri. En la entrevista, el Sr. Oliveri tocó puntos clave: la importancia de conseguir una inspección federal de estar disponible; desafíos de un peritaje privado; y criterios adecuados de inspección.

Es responsabilidad del comprador demostrar incumplimiento de contrato por el embarcador y la mejor manera de hacerlo es con una inspección. Una inspección federal, imparcial y por una tercera parte, es el camino que recomienda el Sr. Oliveri citando la consistencia en el entrenamiento de los inspectores, la rotación del personal de inspección y la credibilidad de las pruebas recogidas como razones para recomendar una inspección federal en preferencia a un peritaje privado. Un informe de inspección, imparcial y exhaustivo, es clave para la solución de controversias sobre la calidad del producto entre embarcadores y recibidores. “Los inspectores son los ojos del embarcador, el cual puede estar a unas 3000 millas de distancia,” dijo el Sr. Oliveri. “Son los ojos para decirnos cuál es el problema, qué apariencia tiene el producto”.

“Preferimos ver una inspección federal imparcial de terceros. Con una inspección federal, usted sabe que hay una consistencia en la formación de los inspectores así como en su responsabilidad de cumplir con estándares de calidad, por ejemplo cómo tomar una fotografía exacta – ángulos adecuados e iluminación” continuó el Sr. Oliveri. “Sabemos que los inspectores federales están adecuadamente capacitados para recopilar la mejor evidencia posible y que le proporcionarán una  inspección legítima.”

En el caso de peritajes privados, los inspectores están a menudo en un solo lugar, trabajando para el recibidor y dependientes del recibidor para repetir negocios, abriendo la puerta para cuestionar la validez del informe como imparcial. “Los inspectores privados no rotan necesariamente, en otras palabras pueden estar en un solo lugar todo el tiempo, trabajan para el recibidor y dependen de que los recibidores los contraten para hacer la inspección y para repetir su negocio. No sentimos que sean tan imparciales como un sería inspector federal” declaró el Sr. Oliveri.

Los transportistas tienen la responsabilidad de enviar los productos en condiciones adecuadas de transporte, y en circunstancias normales, para que el producto llegue en buena condición. El Sr. Oliveri quiere que el inspector, a la llegada, eche un vistazo al embarque, sepa lo que se busca y sea 100% responsable. En el caso de una controversia, la validez de un peritaje privado puede ser puesta en entredicho: ¿Cuál fue el tamaño de la muestra, cuáles son los criterios para la inspección, qué tan experimentado es el inspector, qué tan profundos son los conocimientos del inspector y cuál es su área de especialización? Estas son sólo algunas de las preguntas que pueden poner en entredicho un peritaje privado.

“Con peritajes privados, no sabemos si los inspectores están bien capacitados ni sabemos si son imparciales porque trabajan únicamente para el mayorista. Si usted verdaderamente cree que hay un incumplimiento de contrato, el embarcador estará pagando la inspección, así que ¿por qué no obtiene usted una inspección federal?”, preguntó el Sr. Oliveri.

Si un embarcador o un comprador ponen en entredicho los resultados de una inspección y creen que el producto es mejor o peor que los informes de inspección y, posiblemente, que el inspector pueda haber cometido un error, ellos pueden solicitar una inspección de apelación para la inspección federal. Durante una inspección de apelación, se trae un segundo inspector, a menudo un supervisor, para llevar a cabo una inspección de seguimiento y con muestras adicionales siendo probadas. Los resultados pueden validar la inspección original o anular los primeros resultados pero los resultados de la segunda inspección se consideran los verdaderos resultados.” ¿Cómo podríamos pedir una inspección de apelación en un peritaje privado?” se preguntó el Sr. Oliveri.

Los peritajes privados tienen un lugar en los países que no ofrecen inspecciones federales pero tanto Canadá como Estados Unidos tienen servicios de inspección federal. El Sr. Oliveri cita preocupaciones con los peritajes privados, incluyendo la toma de responsabilidad, los tamaños de las muestras, el nivel y profundidad de los conocimientos y el sesgo a favor del mayorista. “Las compañías de peritajes privados pudieran no tener la profundidad de personal como para tener experiencia en todas las diferencias entre productos básicos o en el simple número de productos básicos con los que trabajamos”, dijo el Sr. Oliveri.

En conclusión, destacó la importancia de apoyar a la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos (CFIA – Canadian Food Inspection Agency) y cómo las inspecciones privadas pudieran quitar dólares de ese programa. “[La CFIA] no tiene un gran presupuesto y trabaja en un modelo de recuperación de costos. Necesitamos un programa de inspección de la CFIA que sea fuerte y del que podamos depender”, continuó el Sr. Oliveri. Las inspecciones de la CFIA pueden solicitarse en línea a través de su sitio en la Web inspection.gc.ca.