Inspecciones Parte 3: Una perspectiva de la DRC

| DRC

Esta serie de tres partes sobre la importancia de los servicios de inspección a destino ha incluido entrevistas con invitados, tales como Tom Oliveri, Director de Prácticas Comerciales y Servicios de Productos Básicos de Western Growers y Jim Gordon, Gerente de Operaciones de Ippolito Produce. Esta tercera entrega ofrece una perspectiva de la DRC, compartida por nuestro Presidente y CEO, Fred Webber.

Uno de los servicios más solicitados del personal de Asesoría Comercial de la DRC es interpretar los resultados de las inspecciones llevadas a cabo para documentar la calidad y condición de los productos a su llegada. Sea que la consulta trate sobre el tamaño, condición, color, calidad, temperatura, madurez o cualquier número de otros problemas posibles, es la inspección celebrada en el muelle del comprador la que es la piedra angular de la solución de la mayoría de las controversias.

Dado que el vendedor está a cientos, o incluso a miles de millas de distancia, este no puede ver el producto. El vendedor se basa en esa inspección para que le diga cómo parece estar el producto, le dé una imagen clara del problema y le ofrezca una indicación sobre lo que lo causó.

Los Estados Unidos y Canadá ofrecen un servicio dedicado de inspección de frutas y hortalizas. Los inspectores que trabajan para estos servicios reciben formación continua y son responsables de proporcionar inspecciones basadas en términos y procedimientos de muestreo consistentes. Estas inspecciones son respaldadas por notas de trabajo y pueden ser revisadas por personal de supervisión. También existen procedimientos de apelación para las inspecciones cuando cualquiera de las partes cree que ha habido un error o que las muestras tomadas por el inspector no reflejan la verdadera condición de la carga.

La DRC recibe consultas de empresas respecto a peritajes privados (no gubernamentales). Aunque algunas de estas consultas son específicamente sobre los defectos que aparecen en el informe, la mayoría de las preguntas se centran sobre si las partes acordaron o no acordaron utilizar un peritaje privado en lugar de una inspección gubernamental.

Reconocemos que podrían haber buenas razones para utilizar empresas privadas incluso cuando hay disponible una inspección gubernamental. Sin embargo, el hecho de que continuamos recibiendo llamadas oponiéndose a peritajes privados es evidencia que es necesaria una mejor comprensión de las responsabilidades.

Una parte que mantenga que se estableció un acuerdo para utilizar un servicio alterno tiene la carga de probar que se llegó a tal acuerdo. Con frecuencia informamos a los miembros que esto significa que la decisión de que se llamaría a una encuesta privada en lugar de una gubernamental fue “Discutida, Comprendida y Acordada” (DUA – por sus siglas en inglés Discussed, Understood, and Agreed).

Del punto de vista de la DRC, los peritajes privados, tal como los informes internos de control de calidad, son a menudo utilizados por empresas que negocian con regularidad y que han establecido una relación de confianza mutua. Para las empresas que comercian entre ellas con poca frecuencia, especialmente si esta es su primera transacción, rara vez vemos que se haya alcanzado un “acuerdo” antes de que un peritaje privado fuera solicitado o realizado. Si el uso de un peritaje privado no fue discutido, entendido y acordado, el peritaje puede no tener ningún valor.