Sistema Informal de Solución de Controversias

La mediación informal es el inicio de los procedimientos formales de la DRC. Impone algunos requisitos para presentar una demanda así como un período de veintiún días en el cual las partes trabajan con miras a llegar a una solución.

La mediación informal concede a ambas partes la oportunidad de presentar una explicación por escrito de lo que sucede junto con la documentación de apoyo. Una vez que ambos disputadores han tenido la oportunidad de contribuir, el personal de la DRC los ayudará a llegar a una transacción amigable, voluntaria. Si las partes no pueden acordar resolver su controversia, se podrá elegir la opción de mediación formal o arbitraje.

La mediación formal es una opción que puede utilizarse sin tener en cuenta el valor monetario del reclamo. Ambas partes deben acordar utilizar esta opción y la mediación la realiza una tercera parte que es un mediador independiente que puede seleccionarse de una lista que mantiene la DRC. Si las partes no están de acuerdo utilizar la mediación formal o si la mediación no logra generar una transacción aceptable para ambas partes, entonces cualquiera de las partes puede proceder con el arbitraje.

A diferencia del arbitraje, todos los detalles de una mediación formal permanecen de manera confidencial. Si posteriormente una parte no cumple con sus obligaciones, los términos de la transacción pueden hacerse cumplir de la misma forma que un laudo arbitral siempre que las partes ejecuten un acuerdo de transacción por escrito con el mediador.

Las Reglas de Mediación y Arbitraje gobiernan los procesos de mediación y arbitraje. Ellas esbozan de manera detallada la forma de proceder con una demanda, incluyendo la ley de prescripción, nombramiento de mediador/árbitro, presentación de pruebas, el honorario programado y otros aspectos.

Reglas de mediación y arbitraje de la DRC Sistema de solución de controversias